Rendimiento universitario y becas

La última propuesta del Gobierno de reforma del sistema de becas universitarias ha provocado un gran debate en torno a la finalidad de estas becas en la sociedad y sus requisitos asociados. Creo que nadie está en desacuerdo con que existan una serie de requisitos académicos que obliguen a los estudiantes beneficiarios de una beca a tener un rendimiento que, por decirlo de alguna manera, reconozca el esfuerzo económico que la sociedad en conjunto hace para posibilitar estas becas. La discusión radica más bien en el nivel de estos requisitos académicos que se exigen, es decir, a qué altura se pone la barrera de acceso a las becas.

Cuenta Wert a La Razón [1] que ha visto que mucha gente no tenía ni idea de que «la beca no sólo consiste en no cobrar las tasas, sino que consiste en dar dinero al estudiante para compensarle que no se incorpore al mercado de trabajo o facilitarle que viva fuera del lugar de su residencia habitual». Pues bien, yo creo que, de la misma manera, también hay mucha gente que no tiene ni idea de que el sistema de becas actual [2] ya incluye múltiples requisitos económicos y académicos para ser beneficiario de estas becas.

En primer lugar, a pesar de que pueda llegar a parecerlo al hablar Wert de forma general de “la beca”, no es cierto que todas las becas incluyan una compensación por no incorporarse al mercado de trabajo. Esta componente, llamada “beca salario” o “ayuda compensatoria”, se reserva únicamente a los casos de familias con menos recursos; por ejemplo, familias de tres miembros (caso de hijo único, ya que se incluyen los padres) que no superen los 10.606€ de renta anual. Igualmente, existen umbrales de renta para las componentes de ayudas de transporte, de residencia o de material.

En segundo lugar, la componente de matrícula de la beca sólo cubre la primera matrícula de cada asignatura. Es decir, si suspendes una asignatura y te vuelves a matricular de ella (por ejemplo, porque es obligatoria), tienes que pagar las tasas completas. Las becas te abandonan en aquellas asignaturas donde tengas dificultades; no se te permite ni un desliz.

En relación a este tema, es importante desmentir otro de los mitos imperantes en el discurso del Gobierno, retratado en este artículo de Esperanza Aguirre [3], que dice que «sin demagogia, podemos afirmar que todos los estudiantes universitarios españoles ya tienen una beca del 75% del coste de sus estudios». Pues lo siento, Esperanza, pero sí que es demagogia porque no es cierto. Como se puede comprobar si se lee el famoso RD 14/2012 [4], el límite de matrícula de hasta un 25% del precio total sólo se corresponde a primeras matrículas de grado y de másters habilitantes (de Arquitectura, Derecho, ingenierías y poco más). En el caso de segundas matrículas, este límite sube hasta un 40% del total, y hasta un 75% en el caso de terceras. Si hablamos de másters no habilitantes (como puede ser uno de Informàtica), la horquilla en primera matrícula ya llega hasta el 50%. Por tanto y con esta información sobre la mesa, podemos afirmar que esta idea de que los fondos públicos ya cubren el 75% de la matrícula de todo estudiante universitario es rotundamente falsa y demagógica.

Por otra parte y como ya se avanzaba en la introducción, también existen numerosos requisitos académicos para obtener y mantener la beca. En primer lugar, si se quiere poder acceder a todas las componentes, es necesario matricularse de 60 créditos anuales, es decir, estudiar a tiempo completo. Nada de matriculase de menos asignaturas para que te quede tiempo para trabajar.

Pero aquí viene la bomba. Para poder optar a la beca, se deben haber aprobado en el curso anterior un 90% de los créditos en el caso de Artes y Humanidades o Ciencias Sociales y Jurídicas, porcentaje que se reduce a un 80% en el caso de Ciencias y Ciencias de la Salud y un 65% para Ingenierías y Arquitectura. En el caso de los másteres, se exige una nota media mínima de un 7 o un 6,5 el año anterior, para no habilitantes y habilitantes, respectivamente. En la mayoría de los casos, si el año pasado tuviste un desliz en un par de asignaturas, puedes decir adiós a la beca.

¿No son lo bastante contundentes ya estos requisitos? Pues hay más y jugosos. Uno poco conocido es que la beca sólo cubre durante un año más a la duración estimada de los estudios realizados (dos en Arquitectura e ingenierías), y en este caso las cuantías recibidas se reducen a la mitad. Es decir, si los estudios de Física están programados para 5 años, el sexto año la beca se reduciría a la mitad y el séptimo no habría beca. Hay que tener en cuenta que la proporción de alumnos que acaban los estudios universitarios en el tiempo programado es, para muchas carreras, muy pequeña, y no necesariamente porque los estudiantes no se esfuercen.

Por último, pero no por ello menos importante, si un estudiante becado no supera el 50% de los créditos matriculados, tiene que devolver el importe íntegro de la beca, con excepción de las tasas de matrícula. Se acabó eso de matricularse de una carrera, que te vaya fatal el primer año, te cambies a algo que se te dé mejor y te vayas de rositas: ahora te irás además con una bonita deuda.

Con todo lo aquí expuesto, creo que queda más que suficientemente probado que ya existen requisitos bastante contundentes (algunos excesivamente contundentes, en mi opinión) que aseguran que el sistema de becas actual no es un agujero negro de dinero que traga sin control y nunca rinde cuentas. Cuando Wert dice [1] que «la mitad de los estudiantes que ingresan con una nota inferior al 6,5 no acaban graduándose» no debemos preocuparnos tanto por esa mitad que recibe fondos públicos y no se gradua, sino por la mitad que podría dejar de graduarse si le impedimos el acceso a las becas.

 

[1] http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/2845045/wert-si-no-me-sintiera-apoyado-por-rajoy-no

[2] http://www.boe.es/boe/dias/2012/08/14/pdfs/BOE-A-2012-10850.pdf

[3] http://esperanza.ppmadrid.es/becas/

[4] http://www.boe.es/boe/dias/2012/04/21/pdfs/BOE-A-2012-5337.pdf

SomSants, la xarxa social del barri

[Article publicat a La Burxa n169 (gener 2013), escrit pel Chris i jo]

SomSants és una xarxa social pel barri de Sants. Una eina web de comunicació oberta, creada amb programari lliure i gestionada de molt aprop, per nosaltres, per tu. L’us és semblant al Twitter; pots enviar missatges petits explicant què estàs fent, contestar altres missatges, citar reunions i esdeveniments, compartir fitxers i enllaços, etc.

SomSants neix de l’observació de que les llistes de correu que normalment fem servir no promouen la difusió ni conviden a la participació: el que es desenvolupa a cada grup queda aillat de la feina que es fa en els altres. Una xarxa social com SomSants és un complement natural de les llistes de correu, ja que presenta la informació en un format accessible per a tothom, fent que els missatges arribin més lluny, enriquint el teixit associatiu, col·laboratiu i social del barri i evitant a més a més convertir les nostres dades en mercaderia a les mans de xarxes comercials com ara Facebook, Twitter o Tuenti.

Entra-hi ara i dóna un cop d’ull al que es mou pel barri! No cal registrar-s’hi per a llegir la informació, però si ho fas en podràs publicar, subscriure’t a les actualitzacions d’altres, treballar en grup, enviar missatges privats, etc. Uneix-t’hi!!

Una asamblea no es un pasatiempo

[Actualización: consultar el artículo La tiranía de la falta de estructuras que transmite una idea en la misma línea que este artículo]

En gran parte de la sociedad las asambleas gozan de una considerable mala prensa. Reuniones en las que se desparrama sobre multitud de temas, acaban más tarde de lo que se pensaba, no se sabe bien qué se está votando y nadie toma responsabilidades sobre lo que se decide. No podemos tachar esta mala prensa exactamente de prejuicio, porque es verdad que muchas asambleas sufren estos y otros problemas, pero tampoco deberíamos pensar que estos problemas son intrínsecos de las asambleas y que es imposible eliminarlos o al menos paliarlos.

Es muy cierto que la horizontalidad de las asambleas plantea retos que en métodos de organización más jerárquicos no existen, pero también esta horizontalidad es precisamente, si la asamblea se desarrolla adecuadamente, la que las dota de una mayor riqueza y capacidad de tomar mejores decisiones con las que más gente está de acuerdo. Gran parte de los problemas organizativos que aparecen en las asambleas probablemente provienen del hecho de que vivimos en una sociedad apreciablemente jerarquizada, donde estamos acostumbrados a reuniones (formales) también jerarquizadas.

Es por eso que cuando se rompen las jerarquías explícitas nos vemos en la tesitura de pensar, ¿quién hace qué? ¿Quién tiene la responsabilidad de preparar la reunión? ¿Cuál es el sistema de decisión? Cuando las reglas no vienen dadas de fuera sino que tenemos que establecerlas nosotros mismos, nos podemos sentir abrumados y bloqueados.

Esto lleva muchas veces a que estas reglas y mecanismos no se establezcan y las asambleas se conviertan en algo totalmente informal, lo que genera la mala prensa ya mencionada. Es un grave error pensar que, por el hecho de que no exista una jerarquía y unas reglas marcadas de antemano, una asamblea ha de ser siempre informal y sin grandes preparaciones ni estructura.

Precisamente todo lo contrario. Para que una reunión en la que mucha gente no tiene claro cuál es su función y se quiere favorecer el intercambio de ideas y el acercamiento de posiciones, la preparación, la moderación y la formalización de esquemas de trabajo es fundamental. Normalmente la gente con más experiencia en reuniones asamblearias y/o más don de palabra es la que suele tomar la batuta y ayudar activamente con la organización, pero es importante que estas metodologías se desarrollen, aprendan y asuman por todo el grupo, favoreciendo la rotatividad (especialmente en el tema de moderación y preparación del orden del día).

Una pequeña ayuda
Desde estas líneas se podrían ofrecer multitud de pequeños consejos, pero para una introducción general se puede consultar, por ejemplo, el título (PDF gratuito) “Asambleas y reuniones – Metodologías de autoorganización” por Ana Rosa Lorenzo Vila y Miguel Martínez López y editado por Traficantes de Sueños en el 2001.

Esta guía se centra en tres niveles de objetivos. El primero, de eficacia: que se cumplan los objetivos para los que fue convocada la asamblea. El segundo, de participación democrática: que todas las opiniones y sugerencias sean escuchadas y no haya imposiciones ni coacciones. Y el tercero, de buen clima grupal: que las relaciones entre los miembros de la asamblea sean de cordialidad, cooperación y confianza.

Así, se desarrollan, entre otros, los temas de cómo preparar las asambleas -orden del día, duración de las sesiones, organización del espacio-, los diferentes tipos de opiniones -cada uno con sus técnicas propias-, los procesos de toma de decisiones consensuadas colectivas, el papel de la moderación -que muchas veces no se respeta o incluso no existe-, cómo desarrollar asambleas en colectivos numerosos -que normalmente requieren información y debate previo en grupos más pequeños y un esfuerzo especial en la preparación y moderación-, la toma de actas, mecanismos de resolución de conflictos y frustración dentro del grupo, técnicas de comunicación efectiva y métodos de auto-evaluación para conseguir una constante mejora.

A pesar de su relativa antigüedad (motivo por el cual no se trata el uso de nuevas tecnologías en la organización y difusión de información), el texto mantiene una vigencia más que notable. En multitud de ocasiones el lector se verá sorprendido al encontrarse reflejado en los ejemplos que se plantean. En resumen, una guía de muy recomendable lectura para todos los que participan asiduamente en asambleas, tanto si tienen amplia experiencia previa como si no.

Cernunnos, XVII

Hoy ha sido mi último día de trabajo en Cernunnos. La tarea del día ha sido llenar el bancal elevado con ramas. De nuevo, puede parecer una trivialidad, pero hay que hacerlo tratando de que quede el menor número de huecos posible para que en el futuro haya muchos nutrientes para las plantitas. Es como un tetris pero con muchas más combinaciones. Además, muchas ramas eran muy largas y hemos tenido que cortarlas, lo que me ha llevado al descubrimiento de otra de mis herramientas preferidas: el hacha.

Al igual que el pico, se utiliza cargando fuerza hacia atrás y descargándola contra lo que tienes delante, pero esta vez con la dificultad añadida de que lo que golpeas es una rama que gira y rebota elásticamente si no la sujetas bien. Asímismo, el hacha implica una necesidad de perfeccionamiento de técnica similar al caso del martillo y que el manejo del pico apenas requiere. Total, que me lo he pasado muy bien, aunque la lentitud a la que se rellena el tetris a veces es un poco frustrante.

También he acabado hoy mi lectura saltarina -dícese de aquella en la cual se saltan los capítulos que empiezan a parecer pesados o poco interesantes, por prisa- de “The One Straw Revolution” por Masanobu Fukuoka. Este hombre era un japonés estudioso de la agricultura científica que un día se iluminó y decidió dejar su trabajo y dedicarse a lo que él denomina “agricultura natural”, que es como la biológica pero además tratando de ahorrar todo el trabajo innecesario posible por parte del agricultor, y respetando al máximo el devenir de la naturaleza. Además, considera que la ciencia nunca podrá entender la naturaleza y la forma en que las plantas crecen naturalmente porque es incapaz de ver (y vivir) el todo, centrándose únicamente en las partes. De hecho, niega que el intelecto humano pueda llegar a entender el mundo porque sólo percibe su abstracción incompleta e irreal.

Si bien las ideas que tiene para cultivar sin pesticidas, herbicidas o fertilizantes artificiales y ahorrando trabajo superfluo me parecen de lo más interesantes y útiles, no me gusta el misticismo, el continuo ataque a la ciencia y, sobre todo, su constante prepotencia. Escribe como si todo el resto de científicos y políticos fuesen incapaces de entender la verdad a la que él a llegado. Entiendo que a la ciencia todavía le queda mucho camino, pero de ahí a negar que pueda obtener resultados útiles investigando los patrones de crecimiento de las plantas, me parece fanatismo. Es como quien se niega a reconocer los avances de la medicina moderna sólo porque hayan aparecido y proliferado enfermedades nuevas fruto de la masificación e industrialización de nuestras vidas. No hay más que comparar datos de la esperanza de vida de hace unos decenios y la de hoy en día en muchos países industrializados. Con todo, me parece que es un libro interesante de leer en muchas partes, sobre todo en las que narra experiencias con expertos estudiosos de agricultura, que son divertidas.

Cernunnos, XVI

Hoy hemos vuelto de nuevo a los pueblos abandonados a coger moras y a explorar. Unnarr sorprendentemente ha accedido a venir con nosotros, aunque quizá sólo lo ha hecho porque venía Margo.

Me ha gustado más esta segunda vez porque hemos subido a la parte un poco más oculta de Barxa, con zonas de pastos y lugares mágicos con combra y árboles macos, donde hemos comido y leído hasta que el Sol se ha calmado un rato. Después de ver estas zonas veo más viable y apetecible okupar algún día Barxa, más teniendo en cuenta que tiene al lado un arroyo con agua incluso durante este verano.

Esta vez después de pasar Froxende hemos seguido por un camino que subía la colina hacia territorio inexplorado en busca de nuevos pueblos, abandonados o sin abandonar. Después de una caminata de casi una hora y mucha subida hemos llegado a un pueblo en mucho mejor estado que Barxa y Froxende, pero también en proceso de convertirse en ruinas. Hemos gritado muchos “holas” pero la máxima respuesta ha sido un perro a lo lejos. En una especie de huerta había cebollas y lechugas con muy buena pinta y, como no había nadie, hemos decidido coger una de cada. Me siento un poco mal por llevarme cosas que no son mías sin permiso, pero bueno, había muchas cebollas y muchas lechugas. ¡Aunque la cebolla que hemos cogido vale por cuatro como mínimo! Perdón a la gente que pudo haberlas cultivado por llevarnos las cosas estas, os compensaremos. 0:-)

En el camino de vuelta hemos parado en Barxa a coger moras, que hay un montón y enormes, pero nos hemos ido pronto porque ya estaba anocheciendo. Al poco nos hemos encontrado con los gritos de Paris y Andru, que habían venido a buscarnos preocupados por si Unnarr se había escapado y andábamos buscándolo. En absoluto, ¡se ha portado muy bien todo el camino!

Hemos llegado a casa casi sin luz ya y devorado la cena, que estábamos con un hambre atroz después de todo el día caminando. Esta noche vamos a dormir como angelitos.

Cernunnos, XIV

Al final no he ido yo a Monforte, sino que los chicos se han ofrecido amablemente a hacerme ellos los recados de la carta y los quesos. Merci!

Yo me he quedado en casa con Margo y nos hemos dedicado a acabar el trabajo del último día amontonando todas las zarzas que quitamos y arrancando raíces de tamaño descomunal (fotos pendientes) de cuajo, además de rastrillar la zona. Por ahí es por donde van a dar vueltas las gallinas y no queremos que se pinchen demasiado.

En medio del curro he escuchado cómo llegaba un coche y a gente hablar que no eran los chicos. He subido y eran dos hombres rondando la cincuentena que estaban buscando orégano. Que no todo el monte es orégano, pero en nuestra huerta tenemos mucho. Me han contado que ellos de niños bajaban a bañarse a la parte del río de nuestra casa y que en aquellos tiempos había mucha gente por la zona con tractores haciendo la vendimia. También que la casa donde vivimos nosotros antes era de un cura y que uno de ellos ayudó personalmente en su construcción. Los dos eran de Quiroga, el pueblo más cercano, al lado de Monforte de Lemos.

A mediodía hemos hecho una tortilla española que ha quedado especialmente bien, teniendo en cuenta el miedo terrible que tengo yo normalmente a equivocarme en las proporciones en esta receta y destrozar la tortilla.

Por la tarde he estado acabándome de leer un libro titulado “An Anti-Capitalist Manifesto”, por Alex Callinicos, donde desde una perspectiva marxista trata de argumentar que no es posible un mundo justo, democrático y sostenible dentro del capitalismo, el cual lleva irremediablemente a la acumulación de capital en manos de unos pocos, crisis económicas, graves problemas medio-ambientales y provoca conflictos políticos y armados a escala internacional. Asímismo, esboza un modelo socialista de planificación descentralizada multi-nivel, con pequeños espacios para el mercado y la propiedad privada, y propone una serie de demandas políticas para encaminarnos hacia este mundo socialista poniendo en jaque el capitalismo, como el establecimiento de uan renta básica universal, la cancelación de la deuda del Tercer Mundo, la introducción coordinada de la Tasa Tobin y los controles de capital, la reducción de la jornada laboral y la renacionalización de las industrias públicas privatizadas.

El libro destaca especialmente en las múltiples referencias a acontecimientos políticos históricos recientes y textos de personas influyentes en movimientos anti-capitalistas. Creo que sólo por esto merece la pena leerlo, porque la verdad que se me queda algo corto en el terreno teórico, repitiendo simplemente el credo marxista para afirmar que el capitalismo es indomable y, por lo tanto, cualquier tipo de socialdemocracia capitalista una contradicción. Lo proximo que tengo para leer son textos de Trotsky, aunque no creo que me dé tiempo a casi nada*.

Este finde probablemente volveremos a Barxa y Froxende, los pueblos abandonados, espero que esta vez sin lluvia y con una saca para recoger las moras de tamaño descomunal de Barxa y hacer más mermeladas para el inverno.

Por cierto, no sé si habréis probado la mermelada de madroño, pero no sabe a (casi nada) y tiene una textura bastante cutre. Nosotros la hemos probado con miel y con queso pero los estropea; es mejor sola. Vaya con el símbolo de Madrid…

¡Ah, y el domingo probablemente hagamos french toasts para desayunar! Pan empapado en huevo con leche y luego frito, ya demás luego se le puede echar queso y otras delicias por encima, mmm. ¡Vivan los domingos!

* Efectivamente, no me dio tiempo.

Cernunnos, VI

Hoy me he acabado de leer la introducción de Trotsky y la verdad es que, a primera vista, no estoy de acuerdo con su visión. No puedo estar de acuerdo con achacar todos los problemas de la sociedad al capitalismo y menos con creer que un alzamiento unificado de las masas llevará el mundo a un estado de gobierno revolucionario al servicio de toda la sociedad*. Los que presumen de liberar a la sociedad del opresor acaban convirtiéndose más tarde en su yugo.

Dejando de lado de nuevo la política, que seguro que me acarreará lanzamientos de tomates variados y con razón, hoy por fin hemos emprendido una de las tareas más esperadas de la estancia: ¡construir el gallinero! La idea es hacer el habitáculo donde las cucas gallinas pondrán sus huevos y luego una valla** para dejarlas “libres” en un trozo de terreno. Andru ya había montado el chasis principal de la estructura del huevero y David y yo nos hemos dedicado a cortar y clavar varias ramas en el chasis por las que luego tejeremos ramitas de sauce (fotos pendientes). Una vez más parece una tontería de trabajo, pero no os imagináis lo duro que entra el clavo algunas veces en estas ramas macizas; nada que ver con aglomerado ni contrachapado ni mierdas de esas. Al meterle leñazos al clavo con el martillo, como la estructura no es firme, la mitad de la energía se malgasta en hacer bambolearse a la estructura y hay que agarrarla bien y golpear fuerte para conseguir que el clavo se clave. Y si le das con mucha fuerza, obviamente corres el riesgo de torcer la punta y que después no entre ni pa’ atrás… En fin, todo un ejercicio de habilidad combinada con fuerza en la muñeca. A ver si esta semana lo semi-acabamos y en unos meses puedo ver las primeras gallinas cacareando por ahí, aunque sea en fotos.

En otro orden de acontecimientos y antes de que se me olvide, hace un par de noches Paris y Andru nos enseñaron un libro de un tipo (o un grupo de personas) que han elaborado una compilación de pueblos de Asturias abandonados y las estructuras y facilidades (agua, electricidad, etc.) que tienen. ¡Y la verdad es que hay cientos! Es increíble. La intención supongo que es que alguien se anime a okupar e ir a vivir a alguno de ellos. El fin de semana nosotros iremos a un pueblo fantasma de aquí cerca de casa. ¡Prometo fotos!

* Puede que esta sea la idea de Marx (porque la introducción era a la teoría marxista) y que la de Trotsky sea distinta, pero tengo que leer más textos de Trotsky.

** Más tarde decidimos probar al principio sin valla y ver si las gallinas no se pierden

15M: un any després

[Aquest article el vaig escriure jo i es va publicar a La Burxa de juny de 2012]

Fa ja més d’un any del naixement de l’assemblea indignada de Sants. Una assemblea que va començar amb una acampada a la Plaça de Sants quasi simultània amb la del 15M de Plaça Catalunya i que és una prova de l’alta implicació dels moviments socials al barri.

El temps no ha passat ni molt menys en va: al llarg de tot aquest any l’assemblea ha experimentat un procés natural de transformació i consolidació en multitud de sentits. Per exemple, agafant unes dinàmiques i freqüència adequades a les reunions, que van passar de ser diàries a setmanals -amb reunions temàtiques de tant en tant-. Si bé l’assistència a les assemblees ha estat desigual al llarg del any -augmentant significativament en tornar a fer les assemblees a les places després de l’hivern, o l’aniversari 12m15m- el grup de gent que participa més activament s’ha anat estabilitzant, creant esperit de grup, bon clima de confiança i capacitat de treball. Així mateix, moltes comissions han evolucionat fins adquirir certa autonomia pròpia, com són els casos de les de laboral, habitatge, la universitat indignada o la de difusió i comunicació.

És molt important valorar la connexió i col·laboració amb altres assemblees, col·lectius i grups de treball transversals. Des de la participació a l’Espai de Coordinació de barris de Barcelona a punts de trobada per anar juntes amb altres barris a manifestacions, passant per la Coordinadora Laboral i de Suport Mutu -on la comissió laboral de Sants participa activament-, l’Assemblea Groga -que coordina la lluita per una educació de qualitat i organitza cassolades davant les escoles- o feministes indignades -amb qui Sants va participar a la cadena humana pel dret a decidir sobre el propi cos el 10 de març amb una pancarta de 10 metres-, entre molts altres. De fet, molta gent de l’assemblea indignada de Sants participa activament en les reunions i activitats d’aquests col·lectius, afavorint una connexió més directa.

La presència d’espais relacionats amb els moviments socials al barri també ha estat d’una ajuda incalculable: Can Vies, l’Espai Obert, Can Batlló, l’Ateneu Llibertari, el Centre Social de Sants i la Ciutat Invisible han estat l’escenari d’assemblees quan plovia o feia massa fred, a més a més de xerrades, debats, sopadors i festetes.

Cal destacar l’activitat de la Comissió Laboral de l’assemblea, que durant tots aquests mesos ha establert relacions amb els i les treballadores de multitud de centres de feina propers, defensant els drets de les treballadores allà on ha estat necessari. Aquesta feina ha estat resultat, entre altres, de concentracions a Caprabo per a denunciar l’acomiadament de treballadores implicades en la lluita sindical o els piquets a Qualytel i altres llocs de feina durant la darrera vaga general.

Durant els mesos d’octubre i novembre la Universitat Indignada de Sants va organitzar fins a onze xerrades i debats amb temes com la llei electoral, la democràcia directa, el funcionament de la borsa, el cooperativisme o la manipulació als mitjans de comunicació.

També al novembre, amb el suport i participació de tot el moviment 15M a Barcelona, es va portar a terme la reapropiació d’un edifici -situat al barri d’Hostafrancs-, propietat d’una immobiliària, que portava buit des de fa anys per a destinar-lo a l’allotjament de persones desnonades, a imitació del projecte de l’Edifici 15-O a Nou Barris. Encara que, malauradament, aquest edifici, batejat com Habitatge 18-N, va acabar sent desallotjat pels Mossos d’Esquadra, la lluita pel dret a un habitatge digne no es va aturar. La Comissió d’Habitatge va celebrar el 25 de febrer una trobada d’afectats i afectades pel problema de l’habitatge a Can Batlló, i encara continua celebrant trobades setmanals.

En definitiva, una assemblea plena de vida que ha aconseguit sobreviure tot aquest any (que no és poc!) i mantenir bon ritme amb una gran diversitat d’activitats i mobilitzacions. I el que ens queda! Vine-hi i ajuda’ns a definir el futur perquè… això ja no es para!

Y después de esta beca… ¿qué?

http://despuesdeestabecaque.wordpress.com/

Hoy estaba previsto que el ministro de Educación, Jose Ignacio Wert, presidiera el acto de entregas de las becas de La Caixa para estudios de Máster en España. Antes de la ceremonia, y después de que ayer comunicásemos a La Caixa nuestra intención de hacer público este comunicado, se nos ha informado de que el ministro no acudiría al acto. Aún así, queremos difundir nuestras ideas mediante este escrito, que hemos, por otra parte, entregado al director general de Política Universitaria, Federico Morán Abad, que sustituyó al ministro en el acto y, esperamos, se lo hará llegar.

(Queremos en todo caso destacar de antemano que este comunicado no tiene como objetivo perjudicar a la imagen de la Obra Social La Caixa, a quienes estamos naturalmente muy agradecidos por la oportunidad que ha supuesto esta beca, sino que se trata de nuestra reflexión acerca de las vigentes políticas públicas, que afectan por tanto al conjunto de la sociedad).

Quienes escribimos este comunicado defendemos la educación y la investigación públicas.  Algunas de las personas que lo firmamos nos dedicamos a mejorar la calidad de vida de nuestros congéneres a través de la mejora de su salud; otras dedicamos nuestra vida a la comprensión de nuestra Historia, que permite encontrar las raíces de lo que somos. Hay quienes tratamos de aprender los idiomas que nos permiten comunicarnos con otra gente; quienes buscan las leyes del Universo y quienes intentan encontrar la mejor manera de transmitir a las generaciones que nos siguen aquello que ahora sabemos, para que no olviden. Quienes diseñarán los puentes de un futuro, quienes se dedicarán a la biosfera, quienes conocerán las leyes que nos gobiernen…

Todas estas tareas se han vuelto, sin embargo, cada vez más difíciles; parecen, cada día menos, una opción posible de vida.

Es por eso que parte de las personas que hoy recogemos esta beca del programa “Máster en España” de la Fundación “La Caixa” hemos querido aprovechar la presencia en este acto del actual ministro de Educación,  José Ignacio Wert, para alzar la voz y mostrar nuestro desacuerdo con la política de recortes emprendida en los últimos años y perpetuada por el Ministerio del que hoy en día él es máximo representante.

Hoy llevamos un crespón verde. Porque estamos de luto por la Educación y la Investigación públicas.

Por una parte, en el campo de la Educación: el aumento de hasta un 66% de las tasas universitarias para el próximo curso, la elevación a 36 del número de alumnos/as en las aulas de enseñanza primaria y secundaria y la no renovación de contratos de muchos profesores asociados y PAS, entre otras. Y por otra parte, la investigación: como la eliminación de la obligatoriedad de consolidación de las becas Ramón y Cajal, la falta de contratación de personal investigador, la reducción del número de becas para la investigación (como las JAE Predoc, que han pasado de 152 a 8), entre otras tantas medidas, son sólo algunos de los ejemplos de esa política de austeridad en educación que ponen en riesgo el futuro de nuestro país. Al igual que otras personas y colectivos, y como ya se demostró de forma rotunda en la pasada huelga del 22 de mayo, queremos manifestar nuestro malestar y rechazo a esta política de recortes que se está llevando a cabo actualmente, no sólo en el campo de la educación y la investigación, sino más ampliamente en todo el ámbito social.

Nos consideramos gente privilegiada. Gracias a esta beca que hoy recibimos hemos podido dedicarnos, un año más, a aprender, a trabajar investigando. Pero… ¿y después de esta beca, qué? Nos enfrentamos, como tantas personas de nuestra generación, a un panorama difícil: dicen que somos la generación sin futuro. La generación que nunca tendrá casa, que no tendrá acceso a pensiones porque no podrá cotizar; la generación que verá cómo servicios esenciales como la Sanidad o la Educación son tratados como negocios. Somos la generación que tendrá que emigrar en busca de un futuro o quedarse sabiendo que gestionar la precariedad será la tarea más importante del día a día. A todo ello se suma que, para quienes quieren investigar, las oportunidades se restringen cada vez más;  igual que ocurre con todo aquello que no sea directamente productivo en términos económicos.

Pero las consecuencias de estas políticas son nefastas, y se dejarán sentir a corto plazo. Los proyectos de investigación que queden inconclusos nos privarán de un saber que posiblemente necesitemos. Cerrarán los centros que investigan para encontrar tratamientos contra el cáncer, el VIH o el Alzheimer; cerrarán los centros donde se imparten clases de apoyo a personas con algún tipo de discapacidad, cerrarán los centros en los que se indaga en la justicia histórica o los centros en los que se buscan las mejores formas para entendernos con nuestros vecinos de Europa o del Mediterráneo y espacios donde se buscan soluciones económicas sostenibles y justas a la tan comentada crisis.

Entendemos estos recortes como parte de una estrategia, un ataque directo contra los servicios públicos, no sólo en el ámbito de la Investigación, sino también a la Educación o la Sanidad, pilares fundamentales del Estado del Bienestar. Estas medidas conllevarán un retraso – en el mejor de los casos un estancamiento – aún mayor en los avances que poco a poco se estaban realizando, condenando a nuestro país a años de retraso y a la fuga de profesionales perfectamente capacitados y formados.

Tanto la gestión de la crisis como las medidas económicas que se adopten son decisiones políticas, no hechos inevitables. La Investigación y la Educación no deberían regirse por cuestiones meramente económicas. La situación de crisis en la que nos encontramos actualmente quizá obliga a realizar reformas estructurales. Sin embargo, consideramos que los cambios no deben enfocarse hacia el recorte de los servicios sociales, básicos y necesarios para la totalidad de la población. Como ejemplo de ello, cabe mencionar el anuncio de un descenso de 10.000 millones de euros en las partidas presupuestarias de Sanidad y Educación para el de ejercicio 2012, que fue seguido sólo una semana más tarde por el aporte de la misma cantidad, extraída de fondos públicos, para el rescate de un banco privado. Hechos como este suponen un ataque directo a los intereses generales de la población.

La educación, la investigación, y en definitiva el saber, deberían ser una prioridad para quienes toman las decisiones, porque los recursos destinados a Educación e Investigación son una inversión de futuro, y no un derroche innecesario. Como dijo Derek Bok, si el conocimiento les parece caro, prueben con la ignorancia.

La educación es un derecho, no un privilegio.

Como beneficiarios/as de las becas “la Caixa” y en armonía con los valores que la propia Fundación Obra Social “La Caixa” defiende, desearíamos poder hacer efectiva nuestra “contribución al progreso de las personas y la sociedad” y nos unimos a los “objetivos de transformación social sostenible y generación de oportunidades para las personas” que defiende esta Fundación. Compartimos con la Obra Social “La Caixa” la convicción de que “invertir en educación es uno de los fundamentos principales para alcanzar los niveles más altos de progreso y bienestar sociales” pero con una única acción de una caja privada, no saldremos adelante. Los Gobiernos deben asumir sus responsabilidades y velar e invertir porque se difunda la producción científica al ámbito social, o bien la productividad de esta inversión recaerá fuera de nuestras fronteras.

Creemos firmemente en la necesidad de nuestros oficios en esta sociedad y como consecuencia la necesidad de cuidarlos para poder seguir avanzando, para mejorar, en todos los ámbitos. Si el conocimiento se deja morir, ¿de qué progreso estamos hablando?

Frente a la actual línea de recortes generada por una situación de crisis que, no olvidemos, no es sólo económica y social, sino también de prioridades, consideramos que es urgente anteponer el aumento general y necesario de la inversión en Educación Superior, Investigación e Innovación. Exigimos unas condiciones sociales y profesionales óptimas que permitan una investigación de calidad capaz de hacer de España un referente de investigación científica en Europa. Creemos, por tanto, que han de potenciarse sectores que favorezcan la innovación y el crecimiento a medio y largo plazo, permitiendo que los beneficios obtenidos en el ámbito científico se trasladen a la sociedad.

Hay que mantener vivo el conocimiento. Eso es por lo que hemos apostado en nuestras carreras. Pero lo cierto es que, después de esta beca, en la actual situación, no sabemos cómo vamos a poder hacerlo. Cuando buena parte de las energías cotidianas deben destinarse a gestionar la precariedad, ¿cómo podremos, desde las dificultades que imponen los actuales recortes, seguir trabajando por encontrar vías de avance, soluciones y conocimiento?

Sin becas, con tasas altas, con recortes de personal y centros que cierran, y con escasa perspectiva de mejora… ¿qué?

Por eso este luto verde es nuestra forma de decir:

HAY QUE MANTENER VIVO EL CONOCIMIENTO:

NO A LA POLÍTICA DE RECORTES EN EDUCACIÓN E INVESTIGACIÓN

FIRMAS:

Abellán López, David. Ingeniero Industrial.

Angulo Urarte, Ana. Licenciada en Bioquímica.

Aquilué Junyent, Inés – Arquitecta.

Álvarez Piqueras, Damián – Graduado en Física.

Bernardo Álvarez, Mª Ángela – Licenciada en Biotecnología.

Carbó Martínez, José Manuel – Licenciado en Economía.

Cartamil Bueno, Santiago José – Licenciado en Física.

Casielles Hernández, Laura – Licenciada en Periodismo y máster en Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos.

Cernadas Martínez, Silvia – Licenciada en Historia.

Cintas Peña, Marta – Licenciada en Historia.

Crespo Burgueño, María – Licenciada en Comunicación Audiovisual y Máster en Reporterismo.

Díaz-Roncero Fraile, Ignacio – Licenciado en Periodismo y Máster en Relaciones Internacionales.

Gallego-Casilda Benítez, Alberto – Lcdo en Hª del Arte y en Documentación, Master en Museología y en Comunicación Corporativa.

Gandarias Goikoetxea, Itziar –  Licenciada en Psicología.

García Faet, Berta – Licenciada en Ciencias Políticas, Máster en Filosofía Política.

Gomez Platas, Amaia – Licenciada en Psicología.

Gutiérrez Salgado, Roger – Licenciado en Ciencias Políticas, especializado en Relaciones Internacionales.

Hernández Alonso, Pablo – Licenciado en Biotecnología.

Jiménez Almendros, Lucía – Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Llanos de la Guardia, Miguel – Licenciado en Filosofía.

Llorens Rico, Verónica – Licenciada en Biotecnología.

Lozano Botellero, Violeta Nazaret – Licenciada en Psicología y Máster en Neurociencia Cognitiva.

Martín Segura, Adrián – Licenciado en Bioquímica.

Moledo del Rio, Manuel A. – Licenciado en Periodismo.

Moreno Balaguer, Rebeca – Licenciada en Filosofía.

Moreno de la Fuente, Ana – Licenciada en Ciencias Ambientales.

Nácar García, Loreto – Licenciada en Psicología.

Olalde Marquínez, Iñigo – Licenciado en Biología y en Bioquímica.

Pedro Carañana, Josep – Licenciado en Comunicación Audiovisual.

Pérez Manrique, Ana – Licenciada en Ciencias Biológicas.

Roca Ayats, Maria – Licenciada en Química

Riera Ribas, Casandra – Licenciada en Biotecnología.

Saeta Pérez, Israel – Licenciado en Física.

San Gregorio de Lucas, Marta – Licenciada en Bellas Artes.

Sánchez Romero, Laura – Licenciada en Historia, especializada en Arqueología del Cuaternario.

Santos Delgado, Alberto – Ingeniero Informático.

Salcedo Sánchez, Esteban –  Arquitecto.

Servitja Roca, Xavier – Licenciado en Ciencias Políticas, itinerario Relaciones Internacionales.

Tapia Rojo, Rafael – Licenciado en Físicas.

Terré Torras, Berta – Licenciada en Biotecnología.

Vega López, María – Ingeniera Química.

Aprenent a autoorganitzar-nos

Una completa bateria deines i consells per a millorar lexperiència assembleària

(aquesta és la ressenya d’un llibre que vaig escriure per a La Directa)

Durant aquests darrers mesos i coincidint amb el creixement del moviment 15M, hem assistit a una expansió sense precedents del nombre d’assemblees, de composició i objectius molt variats. Si bé algunes d’elles han tingut una efectivitat i una capacitat d’atracció de gent realment sorprenent, la manca d’experiència de gran part de la societat amb els mètodes assemblearis, unida a la diversitat i alta mobilitat de les persones que acudeixen a les assemblees, pot provocar que en molts casos aquestes puguin tornar-se tedioses, l’interès decaigui i la presa de decisions s’estanqui.

Davant d’aquesta situació, hem de practicar l’autocrítica i no avergonyir-nos: si bé són molts els àmbits on es desenvolupen reunions de tipus assembleari, no existeix una divulgació general de les tècniques que faciliten el seu desenvolupament eficaç. Aquest llibre és una curta guia pràctica que tracta de omplir aquest forat dotant als diferents col·lectius de les eines necessàries per a treure-li tot el suc possible a les assemblees.

La guia es centra en tres nivells d’objectius. El primer, d’eficàcia: que es compleixen les premises per les que va ser convocada l’assemblea. El segon, de participació democràtica: que totes les opinions i suggerències siguin escoltades i no hi hagi imposicions ni coaccions. I el tercer, de bon clima grupal: que les relacions entre els i les membres siguin de cordialitat, cooperació i confiança.

Així, es desenvolupen, entre altres, els temes de com preparar-les -ordre del dia, duració de les sessions, organització de l’espai disponible-, els diferents tipus de reunions -cada un amb tècniques pròpies-, els processos de presa de decisions consensuades col·lectives, el paper de la moderació -que moltes vegades no es respecta o fins i tot no existeix-, com desenvolupar assemblees amb col·lectius nombrosos -que normalment requereixen d’informació i debat previ en grups més petits i un esforç especial en la preparació-, la presa d’actes, mecanismes de resolució de conflictes i frustracions dins del grup, tècniques de comunicació efectiva i mètodes d’auto-avaluació per a aconseguir una millora constant.

Tot i tenint en compte la seva relativa antiguitat (motiu pel qual no es tracta l’ús de les noves tecnologies a l’organització i difusió d’informació), el text manté una vigència més que notable. En multitud d’ocasions el lector es veurà sorprès al trobar-se reflectit als exemples que es presenten. En resum, una guia de molt recomanable lectura per a tothom que participi assíduament a assemblees, tant si hi té llarga experiència com si no.

**

Fitxa:

Asambleas y reuniones – Metodologías de autoorganización

Ana Rosa Lorenzo Vila i Miguel Martínez López,

Traficantes de Sueños i APES, 2001